Romance de la luna, luna - Federico Garcia Lorca

Image and video hosting by TinyPic

Imagen de Mahmood Al Khaja

La luna vino a la fragua
con su polizón de nardos.
El niño la mira, mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.

Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.
Niño, déjame que baile.

Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye, luna, luna, luna,
que ya siento los caballos.
Niño, déjame, no pises
mi blancor almidonado

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya,
ay, cómo canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con un niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
El aire la está velando.

Image and video hosting by TinyPic

Federico Garcia Lorca

2 comentarios:

fandestéphane dijo...

Hola Tere, Lorca también forma parte de mis imprescindibles.
Me gusta que la entrada de hoy sea
este romance.
Mira que escribía Rafael Alberti de García Lorca...
...podrá pensarse que Federico era no más que un puro juego, una pura alegría o diversión. Nada de eso. El alma de Federico estaba partida en sol y sombra, como la arena roja de las plazas de toros a la hora de la corrida. A la hora luminosa del juego, a la del sol, jugaba como nadie; con el piano, con la poesía, con el dibujo, con lo que fuese, siendo algo irresistible, ondulante, que a todos envolvía, y ¡ay! entonces de aquel que se quedase fuera.
Pero de pronto, lo invadían la sombra, los extraños silencios y una obsesiva tendencia, que me sorprendió desde que lo conocí.

Me alegra compartir tus gustos.
Un beso

Teresa dijo...

He leído todo de Federico García Lorca... En aquella época ser gay era lo peor que le podía pasar a una persona... Tenía que tantos subidones y bajones, que de estos estados han salido obras preciosas.

Lo que dice Rafael Alberti lo suscribo totalmente...

Un abrazo fandestéphane

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...