Enamorarse después de los cincuenta... de OlhosDe£in¢e



A nuestra edad, pasado el medio siglo, el amor ya recorrió caminos, dobló esquinas y optó por encrucijadas. ..

Ya erró, ya acertó, ya resbaló, ya se arrepintió e inevitablemente el tiempo se fue .

Se vivió el amor, se perdió el amor, algunos por la mano de Dios, otros por el debilitamiento de la vida en pareja.

Hoy nuestra mirada en la dirección del amor continúa más linda,
pues en el largo camino de los sentimientos, aprendimos a sumar, a dividir y a multiplicar, sin oportunidades de disminuir en el conocimiento del sentimiento del amor.

El amor maduro llega despacito y se aloja en nuestra vida, sin tiempo para acabar.

La caminata entre dos es más serena, existe la complicidad, el cariño es más espontáneo, no nos inhibimos frente al querer, la sintonía es completa y los recuerdos son depositados en el álbum de las nostalgias, que guardamos de un tiempo que no volverá.

Enamorarse a nuestra edad es llevar la ternura en la mirada.

El brillo es más intenso, el deseo de no equivocarse es más fuerte.
La construcción de la caminata entre dos es la suma del querer, es el encuentro de dos almas aplaudidas por dos corazones que dividen la emoción de amar.

Las actitudes menudas, los gestos y los detalles son los alimentos que sustentan ese amor.

Vivir en pareja es la alegría de la compañía, de la caricia tierna, de los besos todavía calientes, de las miradas insinuantes cuando el deseo se manifiesta y la promesa en la mirada de que, cada amanecer, ¡Será el día más bello entre dos seres que encontraron el amor!
 

OlhosDe£in¢e

7 comentarios:

fandestéphane dijo...

Me encanta Tere, es verdad todo.
Enamorarse a partir de los cincuenta es diferente, es más asentado diría yo, pero es genial a la edad que sea también. Yo soy muy enamoradizo jajaja me cuesta muy poco sentir algo por alguien que me llena, lo jodido es cuando en ti no ven lo mismo.
Nos tenemos que dar prisa Teresita,
que ya se nos está pasando el arroz jajaja
Joder que fuerte, como vamos contando los años sin parar. Y en cuatro días mal contados otra vez el mío, y van...

Creo que es la primera vez, que te he podido visitar en los tres blogs seguidos, uno tras otro. Y me ha gustado, y todavía no lo he visto todo. Eres una máquina y no te pillaré nunca aunque me digas que si. Hoy he tenido más tiempo, pero casi nunca puedo estar tanto rato. Pero siempre entro en alguno.

Un beso cincuentón jajaja
pero de joven de espíritu... todavía

pluvisca dijo...

Precioso Teresa.

Yo creo que siempre te enamoras igual porque en nuestro interior tenemos 25 0 30 años y la pasión es la misma, incluso más ávida precisamente por pasar de esa edad.

Sea como sea, es estupendo estar enamorado, esa tibieza, esa calidez uhmmmm

Besitos

Teresa dijo...

Hola fandestéphane claro que se puede uno enamorar a los 50, pero es como tu dices mas tranquilo, mas sabiendo lo que te trae el amor. Creo que es hasta más bonito. Entra el cariño, el respeto, la libertad de expresarte, la magia, la complicidad, una mirada o una sonrisa... todas esas cosas que cuando uno se enamora joven ni se dan cuenta de lo que les esta pasando, y no lo aprecian en su justa medida... (De aquí saldría un debate sobre el divorcio, jajajaja).

Me alegro que pudieras entrar el los tres algo había que hasta mi no me dejaba, cambie el tema de la música y ya parece que funcionan bien.

Un besito dulce para ti...

Teresa dijo...

Claro que es estupendo estar enamorada pluvisca, pero la dimensión de amor a los 50 creo que diferente. Y la pasión también...
Ya no hay el ímpetu de la juventud, aunque tu te sientas joven, tu cuerpo no dice lo mismo... es una pena, jajajaja

Un besito publisca

Reflexiones de Emibel dijo...

El amor maduro es más sereno pero no por ello menos pasional.
Muy bonito y tierno todo lo escrito como sólo tú sabes hacerlo
Besicos cuarentones

Teresa dijo...

Claro que si Emibel, pero para eso tienes que tener un pareja a la que ames con locura, entonces existirá la pasión...

Gracias por tus palabras tan dulces

Besitos taitantos, jajaja

Eva Magallanes dijo...

Hola teresa, de nuevo por acá. Me gustó este texto pues me identifica. Tanto que se teme a la adultez y para que decir como horroriza la vejez. Sin embargo, en lo personal, valoro lo que los años me han otorgado en compromiso, solidaridad, lealtad, espiritualidad, amor a mi misma y un largo etc., soy más feliz ahora que cuando tenía las carnes bien apretadas y me creía dueña del mundo. Y el amor ahora lo vivo con mayúsculas. Lindo y sabio post!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...