Pequeñas cosas - Carlos Marianidis

Image and video hosting by TinyPic

Prendida a su cuello de madera blanca,
la crin se deshoja, sucia y desteñida.

Ha perdido el brillo su mirada de agua
y falta en su hocico la aureola amarilla.

Entre los estribos oxidados de alba,
de rocíos calmos, de calmas lloviznas,
su vientre redondo, con cierta elegancia,
cuelga todavía
y es aún su cola la espiga trenzada
que flameaba al aire las tardes de brisa.

Creo que lo arriaron en una mañana,
al cruzar un charco, orejas erguidas
y desde ese día, cabalga, cabalga
con seis compañeros entre la neblina.

¡Ay, si hemos corrido...! Esta vida gira
mucho más a prisa que aquella manada.

Ahí va mi caballo... ¿Me conocería?

Aún salta tan niño como yo saltaba.

Un amor furtivo le ha puesto la marca
de dos corazones sobre una rodilla;
por eso ahora todos en círculo marchan,
mirándose siempre, por si los lastiman.

Les han puesto un toldo de rojiza chapa
y un corral de espinas...
y un cartel que a veces se ve en noches claras,
al iluminarse las gotas que giran
después de las lluvias en las telarañas.

Un cartel que dice: "Lo siento. No pases.
Aquí sólo entran criaturas y hadas".



 


Carlos Marianidis

3 comentarios:

pluvisca dijo...

Me gusta Teresa.

Estoy contenta, porque podemos entrar las dos ¿no?

Un abrazo

fandestéphane dijo...

La vida gira muy aprisa, Tere.
Gira y gira y no para.
Pero aquella mañana inolvidable forma parte de los recuerdos.
Y esos recuerdos nos sirven para detener un poco el giro de nuestra vida.
A mi me gusta acordarme de los recuerdos, y no me da mucha lástima
aunque sean buenos, y si no lo son paso de largo.

Voy a entrar que todavía soy una criaturita.

Un beso, que se que te gustan.

Teresa dijo...

"Lo siento. No pases.
Aquí sólo entran criaturas y hadas"

Ser bienvenidas a este mundo mágico y lleno de fantasía..

Besitos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...