Si supieras - Alberto Minés


Image and video hosting by TinyPic
Si supieras
que tengo urgencia
de mirarte
y no esperar más milenios
y tocarte.
Si supieras
que muero por tus ojos
y sus barrancos
para caer por ellos
y llegar al fondo de tu retina
cual cuajo de anhelos.
Si supieras
que inventé un eco
de tu voz
retumbando en mis oídos
taquigrafiando
tu risa en mi cerebro.
Si supieras
que al multiplicar mis esperanzas
de acariciar al menos una vez
tus cabellos
me divido en mil
y existe en tu ausencia
el perfume de tu cuerpo
y me embeleso.
Si supieras
que por ti vuelo
en mis silencios
y me simplifico tanto
hasta desentonar con la tristeza,
que si supieras
que por ti muero
a mi lado vivirías, eterna.

 
 
Alberto Minés

Dominio Del Recuerdo - Jorge Guillen



Un recuerdo -pasado deleitoso-
me ataca y se apodera
tanto de mí que interna primavera
me somete a su acoso.

Aquel amor aun vibra
bajo el impulso de una imagen, mero
fantasma. Pido, quiero.
un imán se me impone fibra a fibra.

El espíritu invade mi existencia
con poder soberano.
Espíritu ya es cuerpo. ¿Quién presencia
tal fusión, tal arcano?

Amor, que fue tan fuerte
durante aquel minuto fenecido,
saliendo de su nido
mental en sensación se me convierte.

Mi memoria ya es carne, ya un placer
-soñado- resucita,
ya la verdad de mi vivir da cita.
¿Alma, cuerpo ? Mi ser.



Image and video hosting by TinyPic


Jorge Guillen



Y dios las hizo - Sergio Rodriguez



Para ser compañeras del hombre,
a su propia imagen, con ilusión,
con una costilla del hombre,
no para ser su compañera. . .
para ser su bendición.

Todas las mujeres son idénticas,
dotadas con un alto grado de inteligencia,
con autonomía de pensamiento. . . autenticas,
con un sexto sentido que hace la diferencia.

Su belleza incomparable, algunas físicamente,
otras intectualmente, ero ambos caso, perfeccion
inteminable, envuelven entre sus sueños, sulcemente.
Tienen la sangre fría,
para defender con su vida a un ser querido,
tienen en su mirada la luz del día,
tienen el poder de levantar a un guerrero ya vencido.

Son madres, son amigas, son amantes,
creadas con la mágica ternura del amor,
son el apoyo de caballeros triunfantes'
son en un mundo hermoso... simplemente lo mejor.

Son fuego, son pasión, son fantasía,
son hechizo que penetra por las venas,
son fuente inagotable de alegría,
el bálsamo que cura nuestras penas.

Son musa de inspiración,
son las notas musicales de una canción,
son el más bello poema de la creación.
Son seres que merecen devoción.

Son admiración, son seducción,
son verdad y compañeras en el dolor,
son el ser perfecto de la creación,
la pureza misma del amor.




 

Sergio Rodriguez

"Corazón " - Antonietta Valentina



No me puedo quejar !corazón!,
Te has portado como un rey guerrero...
nada pides a cambio y soportas todas las inclemencias de mis emociones.

Sin siquiera pedir permiso, te someto a grandes aprietos y carreras contra el destino. Y tú allí, siempre cálido, apasionado y dulce, latiendo y latiendo, sintiendo y repartiendo los besos y el amor en todos los sueños de mi cotidiana locura...

Te pinté de azul en mis travesuras creyéndome mariposa y te enredé en la alambrada de algunos sueños tontos...

Tú, motor de mi vida, impulsor de mi torrente y propulsor de este palpitar... segundero, que no descansas nunca y nunca me dejas parada en la mitad del camino...a tí, agradezco mis días y mis noches y prometo cuidarte, para que no me falles...

Palpita suave corazón y late despacito...que voy a estar cuidándote el tiempo que nos queda.
 



Antonietta Valentina

La Marioneta - Johnny Welch

 


Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo, y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate.

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.

Dios mío, si yo tuviera un corazón.....

Escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol.

Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna.

Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida....

No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.

Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

A un niño le daría alas, pero dejaría que él sí aprendiese a volar.

A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes los hombres...

He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.

He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo.


Johnny Welch

Ya No Hay Islas - Rafael Duyos


 


Ya no hay islas...
hemos llegado tarde...
ya no hay climas.

Hemos nacido ausentes,
de nuestra propia vida...

Todo está cerca. No hay distancias.

Dondequiera que vayamos nos miran
y nos escuchan en todos los rincones
y nos llaman desde las más lejanas esquinas...

Por querer que todo sea paraíso,
es un infierno toda la geografía.

No hay quien pueda ocultar un deseo,
ni escribir una carta a escondidas.

No hay iceberg ni bosque tropical
donde esperar la fecha de una cita...

El calendario se ha suicidado,
embriagado de monotonía.

Hielo en Agosto. Rosas en Diciembre.

Todo es igual: Noruega o Argentina.

Hemos llegado tarde.

La Tierra es más redonda cada día...

Todo está descubierto.

Todo tiene su nombre y su consigna.

Aviones y barcos navegan
demasiado deprisa...

Ha desaparecido el esperar, el llegar tarde,
el estar lejos, el no tener noticias...
todo ese mundo de matiz en flor,
sin cheques, pero con sonrisas...
Sólo hay una esperanza.

Mi silencio de fuego y tu mirada fría
y el pensamiento alerta de los dos,
en medio de este mundo que agoniza,
pero con una cosa que no cambia:
tú y yo solos, abajo: Dios, arriba...

Y tu amor, tan callado, junto al mío hablador
- al margen del asfalto y de la telegrafía - ,
descubriendo en nosotros, dentro mismo
de nuestro propio corazón... ¡La isla!
Rafael Duyos

Carta de amor de Frida Kahlo a Diego River



 

Diego:

Nada comparable a tus manos ni nada igual al oro-verde de tus ojos.
Mi cuerpo se llena de ti por días y días.
Eres el espejo de la noche. La luz violeta del relámpago. La humedad de la tierra.
El hueco de tus axilas es mi refugio.
Toda mi alegría es sentir brotar la vida de tu fuente-flor que la mía guarda para llenar todos los caminos de mis nervios que son los tuyos

Mi Diego:
Espejo de la noche.
Tus ojos espadas verdes dentro de mi carne, ondas entre nuestras manos.
Todo tú en el espacio lleno de sonidos - En la sombra y en la luz. Tú te llamarás Auxocromo el que capta el color. Yo Cromoforo - La que da el color.
Tú eres todas las combinaciones de números. La vida.
Mi deseo es entender la línea la forma el movimiento. Tú llenas y yo recibo. Tu palabra recorre todo el espacio y llega a mis células que son mis astros y va a las tuyas que son mi luz. George Sand pasó a la historia por su relación tormentosa con Frederick Chopin, mientras que su relación con Alfred de Musset quedó en segundo término. Sin embargo, le dedicamos acá igual espacio a ambos amores de Aurore Dupin( tal su verdadero nombre).
Chopin había crecido en una familia pacífica, unida, en uno de esos hogares simples en los cuales todos los detalles de la vida diaria llegan a ser menos prosaicos gracias a la distinción natural provista por el sentimiento y los hábitos religiosos.
Lo habían recibido cuando joven en los círculos más aristocráticos, y la mayoría de las bellezas más festejadas le habían sonreído por su juventud. La vida social, y la influencia femenina habían ayudado a hacerlo ultra refinado.
George Sand y Chopin no se atrajeron en una primera instancia, Chopin tenái la impresión de que ella era un marimacho, y la Sand lo encontraba afeminado.
Quizá eso mismo los lleva a una atracción aceptando una pervertida inversión de roles.
Ella hizo los primeros avances. Es fácil ver qué le encantó en él. En parte existía el contraste absoluto de sus naturalezas opuestas. Ella era toda la fuerza, de una naturaleza expansiva, exuberante. Él era muy discreto, reservado y misterioso. En el comienzo la visión negativa se revierte y surge la atracción. Escribe George Sand en una carta: “No nos veremos todos los días, no poseeremos todos los días el fuego sagrado, pero habrá días hermosos y llamas sagradas. He conocido diversas clases de amor: amor de artista, amor de mujer, amor de hermana, amor de religiosa, amor de poeta. ¿Qué podría añadir?. No soy inconstante...”
Chopin dice en su diario: “La he vuelto a ver tres veces. Me miraba fijamente a los ojos mientras yo tocaba; era música un poco triste, leyendas del Danubio, y mi corazón bailaba con ella, y esos ojos en mis ojos, ojos sombríos, ojos singulares, ¿qué decían? Se apoyaba en el piano y sus miradas hechas besos me inundaban Había flores alrededor. Mi corazón estaba preso. La he vuelto a ver después dos veces. Ella me ama...”
Claro que esta relación de nueve años termina en el rompimiento. Como dijo Liszt de manera enérgica. “el precisa todo el que había intolerablemente incompatible, diametralmente enfrentado y secretamente antitético entre dos naturalezas que parecían haber sido dibujadas mutuamente el uno al otro por una atracción repentina y superficial, para repelerse más adelante encendidamente con toda la fuerza del dolor inexpresable y del aburrimiento.
Pese a los temores que plantea su otro amor, Alfred de Musset en otra carta que encuentras aquí al declararle su amor, ella no se rió de él, y no le mostró la puerta. Las cosas no demoraron mucho, evidentemente, como ella escribe a su confesor, Sainte-Beuve: "me he enamorado, y muy gravemente esta vez, con Alfred de Musset."
Declararía también que "he encontrado un candor, una lealtad y un cariño que me encantan. Es el amor de un joven y la amistad de un camarada."
Esta relación pasó por dolorosas instancias, traiciones, separaciones, y en el final Musset desaparece en el interior del país, y escribe la versión de su propia historia de amor en Confesiones de un hijo del siglo. Ella le escribe una sucesión de cartas desesperadas, rogándole poder volver a verlo. La respuesta nunca llega...
Es sólo después de su muerte, muchos años más tarde, cuando le devuelven esas cartas, que George descubre que Alfred jamás llegó siquiera a abrirlas.



 

Frida Kahlo

Pasarás - José Angel Buesa


Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,
fingiré una sonrisa, como un dulce contraste
del dolor de quererte... y jamás lo sabrás.

Soñaré con el nácar virginal de tu frente;
soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar;
soñaré con tus labios desesperadamente;
soñaré con tus besos... y jamás lo sabrás.

Quizás pases con otro que te diga al oído
esas frases que nadie como yo te dirá;
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amaré más que nunca... y jamás lo sabrás.

Yo te amaré en silencio, como algo inaccesible,
como un sueño que nunca lograré realizar;
y el lejano perfume de mi amor imposible
rozará tus cabellos... y jamás lo sabrás.

Y si un día una lágrima denuncia mi tormento
--el tormento infinito que te debo ocultar--,
te diré sonriente: "No es nada... Ha sido el viento."
Me enjugaré la lágrima... y ¡jamás lo sabrás!.



José Angel Buesa

Hubo un día - Ivanjo D'Luigi

Image and video hosting by TinyPic
Hubo un día en que alguien vino a mí
y comprendí que era el principio de algo único.

Hubo un día que unos ojos me miraron y pude verme en ellos.

Hubo un día que sentí que realmente me querían.

Hubo un día que sentí la llegada de poder querer
sin tiempos, ni medidas.

Hubo un día en el que tuve la seguridad
de haber encontrado el amor.

¡Qué suerte, que ese día, sea el día de hoy!

 


Ivanjo D'Luigi

Nacimiento de una lágrima



Se me ha caído una lágrima sin mi permiso.

Me tiene de lo más desconcertada.

Ahí la siento deslizándose solita por mi mejilla, como si disfrutara del recorrido.

No tiene prisa; es más, se detuvo en la mitad del camino. Muy raro todo.

¿Y esta lágrima que ha despertado al mundo? ¿A qué viene a destiempo? Es que es una lágrima muy lenta. Surge después de mucho tiempo, cuando ya las otras lágrimas han caído como ciclón, cuando ya ha pasado la tormenta, y sólo quedan unos pocos charcos sobre los que chapotear.

No sé a qué atribuirla, pero ahí está. Demasiado tarde. Como tantas otras cosas en estos ojos.


 

desconozco autor

Enamorarse después de los cincuenta... de OlhosDe£in¢e



A nuestra edad, pasado el medio siglo, el amor ya recorrió caminos, dobló esquinas y optó por encrucijadas. ..

Ya erró, ya acertó, ya resbaló, ya se arrepintió e inevitablemente el tiempo se fue .

Se vivió el amor, se perdió el amor, algunos por la mano de Dios, otros por el debilitamiento de la vida en pareja.

Hoy nuestra mirada en la dirección del amor continúa más linda,
pues en el largo camino de los sentimientos, aprendimos a sumar, a dividir y a multiplicar, sin oportunidades de disminuir en el conocimiento del sentimiento del amor.

El amor maduro llega despacito y se aloja en nuestra vida, sin tiempo para acabar.

La caminata entre dos es más serena, existe la complicidad, el cariño es más espontáneo, no nos inhibimos frente al querer, la sintonía es completa y los recuerdos son depositados en el álbum de las nostalgias, que guardamos de un tiempo que no volverá.

Enamorarse a nuestra edad es llevar la ternura en la mirada.

El brillo es más intenso, el deseo de no equivocarse es más fuerte.
La construcción de la caminata entre dos es la suma del querer, es el encuentro de dos almas aplaudidas por dos corazones que dividen la emoción de amar.

Las actitudes menudas, los gestos y los detalles son los alimentos que sustentan ese amor.

Vivir en pareja es la alegría de la compañía, de la caricia tierna, de los besos todavía calientes, de las miradas insinuantes cuando el deseo se manifiesta y la promesa en la mirada de que, cada amanecer, ¡Será el día más bello entre dos seres que encontraron el amor!
 

OlhosDe£in¢e

...Víctimas de la oscuridad ... - Martha Humphrey

Image and video hosting by TinyPic

En memoria de todas las mujeres

que han sido brutalmente asesinadas




...Víctimas de la oscuridad ...



Centenares de mujeres
han sido vilmente asesinadas
en Ciudad Juárez
Y desde sus tumbas
ellas ¡claman! por justicia.

Sus familiares lloran sin consuelo
por sus muertes
¡Muertes impunes!
que hasta ahora nadie
ha sabido esclarecer.

En la postergación de la ley
están quedando esas mujeres
Más nunca en el corazón
de sus familias.

Víctimas de la oscuridad
más ¡repugnante! del hombre
ellas han sido
Y han muerto torturadas
sin piedad ni miramiento.

La sociedad debe unirse
en memoria de sus muertes,
para que esos ¡monstruos!
tarde o temprano
enfrenten la justicia;

Solo así podrán
descansar en paz
y hasta entonces,
sus seres queridos
tendrán un poco
de conformidad
en sus corazones.

¡No!
No dejemos en el olvido
esas muertes
Y hagamos justicia
en memoria de sus almas;
Tenemos que encontrar
muy pronto
a esos ¡cobardes!
Para que ninguna otra mujer
muera en sus manos.



Martha Humphrey
Palabras del alma
mayo/14/2008

Pequeñas cosas - Carlos Marianidis

Image and video hosting by TinyPic

Prendida a su cuello de madera blanca,
la crin se deshoja, sucia y desteñida.

Ha perdido el brillo su mirada de agua
y falta en su hocico la aureola amarilla.

Entre los estribos oxidados de alba,
de rocíos calmos, de calmas lloviznas,
su vientre redondo, con cierta elegancia,
cuelga todavía
y es aún su cola la espiga trenzada
que flameaba al aire las tardes de brisa.

Creo que lo arriaron en una mañana,
al cruzar un charco, orejas erguidas
y desde ese día, cabalga, cabalga
con seis compañeros entre la neblina.

¡Ay, si hemos corrido...! Esta vida gira
mucho más a prisa que aquella manada.

Ahí va mi caballo... ¿Me conocería?

Aún salta tan niño como yo saltaba.

Un amor furtivo le ha puesto la marca
de dos corazones sobre una rodilla;
por eso ahora todos en círculo marchan,
mirándose siempre, por si los lastiman.

Les han puesto un toldo de rojiza chapa
y un corral de espinas...
y un cartel que a veces se ve en noches claras,
al iluminarse las gotas que giran
después de las lluvias en las telarañas.

Un cartel que dice: "Lo siento. No pases.
Aquí sólo entran criaturas y hadas".



 


Carlos Marianidis
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...