El odio - Wislawa Szymborska



Qué ágil todavía.

¡Qué bien está!

En nuestro siglo el odio
qué fácilmente libra los mayores obstáculos.


Saltar y asaltar, qué fácil le resulta.


No es como los otros sentimientos,
más viejo y a la vez más joven.


Crea él mismo las causas
que le dan la vida.

Aun si duerme
nunca descansa en paz.

Sin trabajar no pierde las fuerzas: las recobra.

Religión o no religión

Basta con hincarse al arrancar.

Patria o no patria

Con tal de levantarse para correr.

Tal vez un poco de justicia al principio.

Después ya a toda prisa.

El odio. El odio.

La cara se le deforma
en el éxtasis del orgasmo.

Allá los otros sentimientos
malhadados y torpes.

¿Desde cuándo la fraternidad
cuenta con multitudes?

¿La compasión alguna vez
llegó primero a la meta?

¿Cuántos aficionados se adhieren a la duda?

Sólo el odio secuestra y sabe su negocio.

Capaz, inteligente, laborioso.

Para qué mencionar los cantos que ha compuesto.

Las páginas de la historia que ha escrito.

Las multitudes que ha extendido como alfombras
sobre las grandes plazas y los estadios.

No hay que engañarse:
puede crear bellezas.

Sus fulgores nocturnos son hermosos.

Explosiones humeantes en el rosa del alba.

Son grandiosas las ruinas, no podemos negarlo.

Ni el humor desarmante
de una columna solitaria que se alza entre ellas.

Es el maestro del contraste
entre el cosquilleo y el silencio,
entre la sangre roja y la nieve blanca.

Y ante todo nunca le aburre
el móvil del escrupuloso asesino
sobre la victima deshonrada.

Siempre dispuesto a las nuevas tareas,
si es prudente esperar, espera.

Dicen que es ciego. ¿Ciego,
con los ojos agudos de francotirador,
con la seguridad con que mira el futuro?

El mismo.




Wislawa Szymborska

3 comentarios:

pluvisca dijo...

Bufff, el odio, un sentimiento muy energico pero muy dañino para el que lo sufre.

Creo que el odio se alimenta el solito y pudre por dentro.

La poesia es preciosa y lo describe a la perfección

Un abrazo guapa

Reflexiones de Emibel dijo...

Odio, sí que siento ese sentimiento. Es vergonzoso decirlo pero así es.
Corroe por dentro pero es imposible que abandone mi ser, sólo hacia una persona.

Me gustó el poema. Pero siempre me quedo con las ganas de saber tu opinión, lo que sientes, lo que quieres, lo que padeces.....Ánimo, vida!
Un beso con muchísimo cariño.

Teresa dijo...

Puvlisca, el odio es junto con la envidia los peores sentimientos que el ser humano puede tener, no son buenos estos sentimientos.

Emibel, princesa, yo no tengo odio a nadie, no merece la pena, puedo enfadarme un poquito pero odio, No.

Igual que la envidia, estoy orgullosa de como soy, de como saque a mis hijos adelante sola... Estamos bien, son felices, cariñosos y leales... No le puedo pedir mas a la vida. Ya me ha dado palos bastantes, ahora estoy tranquila, en paz conmigo misma.

No sufro, ni por ser la primera ni la ultima, nunca tengo prisa, todos llegaremos.

Espero que te llegara el correo, lo he echo yo misma, jajajaja.

Te en cuenta que es una poesía, y como dicen en las películas todo coincidencia con la realidad es pura ficción.

Besitos apretadossssssss para mis dos princesa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...