Un Crepúsculo - Concha González-Nieto



Ignoramos como llamarte.
En esta oscuridad que recordaba los silencios
en esa luz que paseaba el último resplandor
por los acantilados,
cerca del mar donde fluía la palabra.

Había en ese espacio tanto fuego
que no bastó la brisa de las hojas
para apagar los verbos que por azar
rondaban entre las olas y el viento
perdidos en las viejas rutas de los barcos.

Y fueron las rocas, la tierra,
la línea de tus labios
quién tras descubrir el arco morado
de la tarde
le dio nombre profundo al aire
y lo llamó
crepúsculo.
Concha González-Nieto

3 comentarios:

Sneyder dijo...

Hola Teresa, precioso poema que nos cuenta cómo se le dio nombre, cuando la tarde se adormece…
..quien tras descubrir el arco morado de la tarde
le dio nombre profundo al aire …y le llamó CREPUSCULO

Un fuerte abrazo

Montse dijo...

Un poema bellísimo, como todos los que eliges.

Muchos besos, Teresa.

Doña Eñe dijo...

Precioso, Teresa, gracias.
Creo que Concha se olvidó el acento en "cómo": Ignoramos cómo llamarte, ¿no crees...?
El error no es tuyo, es de ella, aunque puede que yo esté equivocada, no sé.
Te he nominado para The Versatile Blogger. Lo puedes ver a la derecha de mi Blog.
Un abrazo y buen día.
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...