Soneto con sed - J.A.Buesa




Leyendo un día un libro, de repente,
hallé un ejemplo de melancolía,
un hombre que callaba y sonreía,
muriéndose de sed junto a una fuente.

Puede ser que mirando la corriente,
su sed fuera más triste todavía,
aunque acaso aquel hombre no bebía,
por no enturbiar el agua transparente.

Y no sé más. No sé si fue un castigo,
y no recuerdo su final tampoco,
aunque quizás lo aprenderé contigo.

Yo enamorado, soñador y loco,
que me muero de sed y no lo digo,
que estoy junto a la fuente y no la toco.


J.A.Buesa

Bajo tus miradas - Alfonsina Storni


Es bajo tus miradas donde nunca zozobro;
es bajo tus miradas tranquilas donde cobro
propiedades de agua; donde río, parlera,
cubriéndome de flores como la enredadera.

Es bajo tus miradas azules donde sobro
para el duelo; despierto sueños nuevos y obro
con tales esperanzas, que parece me hubiera
un deseo exquisito dictado primavera:

Tener el alma fresca, limpia; ser como el lino
que es blanco y huele a hierbas.  Poseer el divino
secreto de la risa; que la boca bermeja
persista hasta el silencio postrero, bella, fuerte,
¡Y libre en la corola suprema de la Muerte
con su última abeja!


Alfonsina Storni

Plegaria - Dylan Thomas


Vuelvo   la   esquina   de   la  plegaria   y  ardo
en   una   bendición del  repentino    sol
en   nombre    de   los   condenados
me     volvería   o     correría
 a    la  escondida   tierra
pero   el  sonoro  sol
 purifica el cielo.
 
Alguien
me encuentra
Oh     dejadlo
  que me abrase y me ahogue
dentro    de   su   herida    terrena
Su     relámpago   contesta    mi   llanto
mi      voz     arde     en      su     mano
ahora estoy perdido en Aquel que enceguece
y   al  fin  de  la  plegaria  se  oye  el clamor del  sol

 Dylan Thomas

Esta Mañana - Jaume d'Urgell i Rubió


Ésta mañana al despertar
y ver tu tierna sonrisa;
al sentir tus suaves caricias
y rozar tu piel hermosa.

Esta mañana,
supe que todas las lágrimas,
que todas las decepciones,
todos los llantos y golpes
valieron la pena, porque
ésta mañana,
he descubierto que la felicidad,
la Felicidad -cariño mío-,
la felicidad es cada instante,
cada momento, junto a ti.

Esta mañana,
ésta mañana… ¡ah! esta mañana.
¡Qué no habría hecho yo ésta mañana!,
Quise darte un abrazo infinito,
y fundirme contigo, ésta mañana.

Ésta mañana…
ésta mañana no tendrá tarde,
ni nubes, ni noche, ni horas,
ni otra que se le parezca.
Ésta mañana será siempre.


Jaume d'Urgell i Rubió

Balada del amor loco - José Angel Buesa


No, nada llega tarde, porque todas las cosas
tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas;
sólo que, a diferencia de la espiga y la flor,
cualquier tiempo es el tiempo de que llegue el amor.

No, Amor no llega tarde. Tu corazón y el mío
saben secretamente que no hay amor tardío.
Amor, a cualquier hora, cuando toca a una puerta,
la toca desde adentro, porque ya estaba abierta.
Y hay un amor valiente y hay un amor cobarde,
pero, de cualquier modo, ninguno llega tarde.

Amor, el niño loco de la loca sonrisa,
viene con pasos lentos igual que viene a prisa;
pero nadie está a salvo, nadie, si el niño loco
lanza al azar su flecha, por divertirse un poco.

Así ocurre que un niño travieso se divierte,
y un hombre, un hombre triste, queda herido de muerte.
Y más, cuando la flecha se le encona en la herida,
porque lleva el veneno de una ilusión prohibida.
Y el hombre arde en su llama de pasión, y arde, y arde
Y ni siquiera entonces el amor llega tarde.

No, yo no diré nunca qué noche de verano
me estremeció la fiebre de tu mano en mi mano.
No diré que esa noche que sólo a ti te digo
se me encendió en la sangre lo que soñé contigo.

No, no diré esas cosas, y, todavía menos,
la delicia culpable de contemplar tus senos.
Y no diré tampoco lo que vi en tu mirada,
que era como la llave de una puerta cerrada.
Nada más. No era el tiempo de la espiga y la flor,
y ni siquiera entonces llegó tarde el amor.
José Angel Buesa

Carpe Diem! - Walt Whitman



Carpe Diem! Aprovecha el día,
 
No dejes que termine sin haber crecido un poco,
sin haber sido un poco mas feliz,
sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.
 
No permitas que nadie
te quite el derecho de
expresarte que es casi un deber.

No abandones tus ansias de hacer de tu vida
algo extraordinario...

No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía
sí pueden cambiar el mundo...

Somos seres, humanos, llenos de pasión.
 
La vida es desierto y tambien es oasis.
 
Nos derriba, nos lastima, nos convierte en
protagonistas de nuestra propia historia...
 
Pero no dejes nunca de soñar,
porque sólo a través de sus sueños
puede ser libre el hombre.

No caigas en el peor error, el silencio.
 
La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes...
 
No traiciones tus creencias. Todos necesitamos
aceptación, pero no podemos remar en
contra de nosotros mismos.
 
Eso transforma la vida en un infierno.

Disfruta el pánico que provoca tener
la vida por delante...
 
Vívela intensamente,
sin mediocridades.
 
Piensa que en tí está el futuro y en
enfrentar tu tarea con orgullo, impulso
y sin miedo.

Aprende de quienes pueden enseñarte...
 
No permitas que la vida
te pase por encima
sin que la vivas...
Walt Whitman
(Canto a mí mismo)

Miradas - Paula Gallón


Hay miradas desesperadas.
Hay miradas locas y desubicadas.
Hay miradas de búsqueda
y las hay de encuentro.

Las hay de misterio, de miedo y viveza.
Hay miradas tristes.
Hay miradas de auxilio y de equilibrio.
Hay miradas de cualquiera y las hay de alguien.

Hay miradas que pasan, pero hay unas
miradas que por el sólo hecho de venir de
quien se espera son miradas trascendentes
y que cuando se saben recordar ya no son
miradas sino esperanzas que se albergan
en otros ojos.


Paula Andrea Gallón.

Elegía del niño marinero - Rafael Alberti

Marinerito delgado,
Luis Gonzaga de la mar,
¡qué fresco era tu pescado,
acabado de pescar!
 
Te fuiste, marinerito,
en una noche lunada,
¡tan alegre, tan bonito,
cantando, a la mar salada!
¡Qué humilde estaba la mar!
¡Él cómo la gobernaba!
 
Tan dulce era su cantar,
que le aire se enajenaba.
Cinco delfines remeros
su barca le cortejaban.
Dos ángeles marineros,
invisibles, la guiaban.
 
Tendió las redes, ¡qué pena!,
por sobre la mar helada.
Y pescó la luna llena,
sola en su red plateada.
¡Qué negra quedó la mar!
¡La noche qué desolada!
Derribado su cantar,
la barca fue derribada.
 
Flotadora va en el viento
la sonrisa amortajada
de su rostro. ¡Qué lamento
el de la noche cerrada!
 
¡Ay mi niño marinero,
tan morenito y galán,
tan guapo y tan pinturero,
más puro y bueno que el pan!
 
¿Qué harás pescador de oro,
allá en los valles salados
del mar? ¿Hallaste el tesoro
secreto de los pescados?
 
Deja, niño, el salinar
del fondo, y súbeme al cielo
de los peces y, en tu anzuelo,
mi hortelanita del mar.

Rafael Alberti

Miradas - Shetland


Hay miradas de ternura
Hay miradas de dolor
Hay miradas insinuantes
Hay miradas de amor.

Hay miradas intrigantes
Hay miradas que intimidan
Hay miradas de consuelo
Hay miradas que asesinan

Hay miradas lujuriosas
Hay miradas de desprecio
Hay miradas que apasionan
Hay miradas en silencio.

Hay miradas excitantes
Hay miradas de tristeza
Hay miradas humillantes
Hay miradas de nobleza.

Hay miradas inocentes
Hay miradas de alegría
Hay miradas pensativas
Otras con melancolía.

y... tú que lees estas frases, ¿qué mirada tienes?


Shetland

Cuando la tristeza te gobierna - Jhon Bedoya


Cuando la tristeza te gobierna
olvidas de que color es el cielo.
Cuando la tristeza te gobierna
 pones las cosas bellas sobre el hielo.

Cuando la tristeza te embarga, 

sientes que se esfuma tu calma
 posándose sobre tus hombros la desolación
y los recuerdos flotan al escuchar una canción.

Cuando todo perece no tener sentido

cuando sientes que todo esta perdido
hay alguien que esta contigo.

Hay alguien que  te dice que nada esta perdido,

que puedes derrotas a la desolación
que puedes cantar tu propia canción
que puedes volver a sonreír
que no debes dejarte  morir
que debes luchar por vivir.

Cuando la tristeza te gobierna

desaparece tu calma
haciendo dormir tu  alma
ya no te importa si sientes frio
ya no te acuerdas si has comido
solo te refugias  en ti mismo
atrapándote en un gran abismo.

Cuando sientas que la tristeza te gobierna,

no olvides que hay alguien que  esta contigo
no te olvides
que aun..
puedes contar conmigo.


  Jhon Bedoya

Carta de Amor - Jose Angel Buesa


Aqui, sin ti, ya se
lo que es la muerte,
pero no te lo digo
para no entristecerte.

Quiero que te sonrias
para que siga habiendo
claridad en los dias.


Quiero que no se
empane tu mirada,
pues, si no,
no habra estrellas,
ni habra lun
a, ni nada...

Y, sobre todo,
lo que quiero y quiero
es un año que tenga
doce meses de enero.

Aqui llueve y no importa,
pues la lluvia es tan leve
que al leer esta carta
no sentiras que llueve.

Pero cierro los ojos
y te recuerdo tanto
que casi se diria que
esta lloviendo llanto.


Jose Angel Buesa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...